Grimorianos

16 de mayo de 2012

Certeza...

Quiero estar seguro al final de mi vida, exclamaré:

         ¡Valió la pena mi existencia!

Quiero estar seguro que ayude a mejorar aunque sea minimamente mi entorno.

Que brinde apoyo a quién lo necesitó.

Que liberé todas mis cargas y cadenas del pasado (y de tantos pasados).

Y de pie, solo, en silencio me veo al espejo: No soy quién debería ser.

No he hecho lo que debía hacer.

Y no habló del deber en el sentido tradicional, no el deber ser impuesto por la sociedad, sino el deber/instinto, la ráfaga de fe que inunda al cuerpo y nos permite brindar paz, precisamente porque esa paz existe en el interior.

Quiero tantas cosas...

Ahora mi interior se cuestiona.

Y volver a empezar se vuelve lo necesario, antes de que mi camino se me escape de las manos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails