Grimorianos

9 de octubre de 2010

Revelaciones Mundanas



Y ahí estabas tú...
ante mí como una profecía,
frente a mis ojos  en agonía.

Soy un ciego,
Soy un loco,
me robaste mi vida
y no dejaste ni el polvo.

Te entregué mi corazón,
y me preparaba para el éxtasis de la Revelación,
para el encuentro milenario,
en el más extraño santuario.

Pero desperté y abrí los ojos
y no estabas, fugaz hipnosis,
recuerdo olvidado,
me condenaste a no liberar nuca más a mi amor,
a perderlo y no soñarlo.

Fue así la Revelación,
así fue mi revolución.

"Y mi lección fue que no hay luna sin cielo"




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails